Nahuel Valentini

Bio

Nací en una tierra donde el olor a pasto y el cantar de los gallos anuncian la mañana. Ahí comencé a llenar de voces y otras miradas lo que el entorno ofrecía. Desde que recuerdo estuve interesado en contar lo que veía a través de piezas gráficas que reprodujeran experiencias o escenas.

Un escarabajo sobre un tallo, la ruptura de una gota de rocío, los pliegues del cuello de un potro, el sol penetrando frondas, una ventanita asomando trozos de semblante atardecido y lo rugoso de las manos que preñan la tierra, fueron algunas imágenes reflejadas en el trabajo que surgió varios años más tarde.

Una Kodak 110mm llegó a mis manos a los 7 años para darme la oportunidad de guardar, en papel fotográfico, el día en que me llevaran a conocer el mar. Las playas de Morrocoy en la costa falconiana de Venezuela fueron el escenario donde corté las primeras cabezas, torcí el horizonte y supe que la luz sí velaba el rollo.

Me acerqué al oficio fotográfico de forma autodidacta. Inicialmente publiqué a través de la editorial El Perro y la Rana una serie de imágenes vegetales que se usaron en más de cincuenta portadas. La naturaleza y el retrato, estímulo de la niñez, sirvieron de asiento al resto de exploraciones y trabajos que realicé los próximos años; los alimentos, la moda y la antropología fueron una dichosa consecuencia del oficio y la vida misma.

Exposiciones

Esta exposición itinerante fue exhibida en Venezuela en las estaciones Bellas Artes y Chacaíto del Metro de Caracas durante 7 meses, 4 en el primer destino y 3 en el segundo.


Fue realizada con la colaboración de los profesores Rafael Salazar, Rafael Salcedo y Yoxelin Rivas.

Esta exposición itinerante fue exhibida en Venezuela en la Casa Natal del Libertador en Caracas durante 3 meses para luego ser trasladada por 3 meses más a los espacios de la Fundación Bigott en la misma ciudad.


Fue conceptualizada, diseñada e instalada por el colectivo Se Baila Danza Tradicional Venezolana.

© Nahuel Valentini. All rights reserved. 2016